BLOG PPAL-maximo rendimiento

Los 4 factores que te ayudarán a alcanzar tu máximo rendimiento

Paloma Uve

Seguro que algunos días te sientes más productivo que otros. Sin embargo tú no decides cuando tu rendimiento es máximo y cuándo no. No tienes control sobre ello ¿verdad?

Hace unos años, viendo un partido de tenis, escuché a un amigo decir: “Verdasco tiene muy buena técnica pero pierde los partidos por la cabeza”… no entendí bien lo que quería decir en su momento: ¿Qué se pone nervioso? ¿Qué pierde la concentración?… pero me llamó mucho la atención esa reflexión.

Cuando se trataba de jugar contra Roger Federer y Rafael Nadal, otro tenista, Novak Djokovic sufría un complejo de inferioridad que no le permitía ganarles ni un solo partido. Djokovik tenía muy interiorizada la idea de que estos dos jugadores eran superiores hasta que esto cambió en 2011.

En el British Open de Golf de 2007 Sergio García lideraba la clasificación hasta que llegó el último día e hizo 39 golpes en el mismo agujero en el que el día anterior había registrado tan sólo 29 golpes. Como resultado, el irlandés Pádraig Harrington ganó el torneo en el último momento.

¿Mala suerte como sugirió el comentarista? 

No exactamente…

Justo en un torneo en Estados Unidos un año después, pasó exactamente lo mismo. Sergio iba ganando por 6 golpes hasta que llegó el último día y de nuevo Sergio volvió a dar más golpes que Pádraig Harrington y este último volvió a ganar.

Cuando el problema no es la práctica, sino la consistencia

 

Ni Sergio, ni Novak tenían un problema de técnica o falta de entrenamiento que les impidiera ganar torneos o vencer a los mejores, tenían un problema de rendimiento o consistencia. Los rivales ante los que perdían no eran necesariamente mejor que ellos.

Lo habitual cuando algo no va bien como perder un torneo de golf o un partido de tenis contra un gran jugador, hablar en público de manera desastrosa, suspender un examen, etc. es que intentemos corregir o mejorar lo que hacemos o cómo lo hacemos. Aplicar el clásico de Albert Einstein “Haz cosas diferentes para obtener resultados distintos”

Pero ¿Qué hacer cuando el problema no es la falta de técnica o entrenamiento? ¿Cómo conseguir rendir al máximo siempre: en el largo y en el corto?

La persona con la que más hablas en el mundo es contigo mismo y lo que te cuentas a ti mismo tiene un impacto altísimo en tu conducta y tu rendimiento. Es ella quien te dice que pares cuando sales a correr, que ya no puedes más, que se te van a colapsar los pulmones; es la que te convence de que algo te va a salir bien o mal; es la que te dice que no vayas a hablar con esa persona porque te rechazará…y te diga lo que te diga estará en lo cierto por la gran influencia que tiene en tus acciones y tu rendimiento.  

Todos tenemos esa vocecita interior y todos la escuchamos a diario de manera consciente o no. No sólo los deportistas de élite. Esta voz interior interfiere en cualquier tipo de rendimiento: físico, académico, de negocios, en nuestras relaciones personales…

 

La punta de Iceberg

Muy pocas personas prestan atención a esta vocecita interna ni son conscientes de su influencia. Lo que todo el mundo ve son los resultados que obtenemos (nuestro rendimiento) y las acciones que llevamos a cabo para conseguirlos.

punta iceberg

Para progresar parece lógico pensar que hay que cambiar u optimizar las acciones que realizamos. Es cierto que los resultados mejoran de manera puntual pero sólo a corto plazo.

A menudo, aunque sepamos cuales de nuestras acciones producen mejores resultados, nos cuesta ser consistentes. Por ej. todos sabemos qué hacer deporte o ir al gimnasio es bueno para la salud, para ponernos en forma, etc. pero no siempre conseguimos mantener esa práctica en el tiempo.

Trabajar sólo en nuestro comportamiento es como darle una capa de pintura a una puerta oxidada en lugar de tratar el óxido. Se ve bien al momento pero durará así poco tiempo.

¿De dónde viene la voz?

La mayoría ignoramos que existen 4 factores internos que afectan enormemente a nuestros resultados:

  • Pensamientos
  • Sentimientos
  • Emociones
  • Fisiología

Todos estos factores están interconectados y afectan en cascada unos a otros. De abajo hacia arriba:

iceberg 2
  • FISIOLOGÍA

Mientras estás leyendo esto, sin tú ser consciente, tu cerebro está recibiendo una gran cantidad de datos sobre lo que está ocurriendo en tu cuerpo. Si has comido hace poco, le estará llegando a tu cerebro la señal de que el estómago está realizando la digestión, que nutrientes tienes disponibles fruto de la digestión, información sobre cuál es la posición de los dedos, estado de tu vejiga, etc.

El conjunto de datos sobre lo que está ocurriendo en tu cuerpo que le llega a tu cerebro a cada instante es lo que se conoce como fisiología y te provoca sensaciones y emociones influyendo la forma en la que te sientes.

  • EMOCIÓN

Energía en movimiento: E – moción. En todo momento existe un estado energético concreto en tu cuerpo (Emoción) causado por el conjunto de señales electromagnéticas, de presión, químicas, etc. que llevan los datos fisiológicos al cerebro. Las personas tenemos emociones en todo momento.

  • SENTIMIENTOS

Puede que no todos y no siempre tengamos sentimientos. Estos son el estado consciente de las emociones, es decir, la energía está siempre en nosotros (emoción) pero puede que seamos conscientes de que está (sentimientos) o puede que no.

Por ejemplo cuando tienes ansiedad ¿qué ocurre en tu cuerpo? El ritmo cardiaco se acelera, la boca se seca, te sudan las palmas de las manos… todo esto te ocurre cuando tienes ansiedad seas consciente o no. Cuando no lo sientes, cambia como te comportas de igual manera.

  • PENSAMIENTOS

Lo que piensas sobre los demás, sobre cómo funciona el mundo, etc. determina cómo actúas. Tus pensamientos tienen la capacidad de influir en lo que sientes y viceversa.

Ciertos sentimientos puede provocar que determinados pensamientos se intensifiquen e igualmente algunos pensamientos pueden despertar sensaciones concretas.

¿Cómo tomar el control de todo esto?

Como parte de su entrenamiento deportivo, Djokovic recibe regularmente sesiones de mindfulness que le ayudan a trabajar su voz interna. Él atribuye el 50% de su éxito deportivo a estas sesiones de preparación mental mientras que el otro 50% se debe a su entrenamiento físico. 

La meditación te enseña a mirar hacia tu interior y controlar todos estos factores internos que influyen en las historias que te cuenta tu voz interna. Para conseguir progreso a largo plazo es necesario controlar estos 4 factores, empezando por la base de la pirámide: la fisiología.

Lo más probable es que estés pensando que la fisiología parece algo involuntario e inconsciente sobre lo que no tienes mucha influencia pero no es así: sí que puedes influir sobre ella.

Antes de ver en detalle cómo hacerlo es importante entender el funcionamiento de nuestro cerebro en respuesta a las señales que le llegan.

Mecanismos de tu mente ante las señales

Existen dos mecanismos de funcionamiento cerebral: el intuitivo y el racional. La explicación de su existencia se encuentra unos cuantos años atrás.

La última evolución significativa de nuestro cerebro se produjo hace 200.000 años cuando todavía el hombre vivía en la Sabana africana. En esa época, el ser humano se encontraba a diario en situaciones de vida o muerte: depredadores y tribus rivales… en cuestión de segundos debía decidir cómo reaccionar ante la amenaza así que el cerebro necesitaba ser capaz de tomar decisiones en cuestión de segundos (atacar, correr o quedarse inmóvil) por lo que desarrolló un mecanismo de decisión instintivo que anulaba la razón, la cual necesita su tiempo para tomar decisiones.

A pesar de que el mundo ha evolucionado enormemente, nuestro cerebro sigue manteniendo este funcionamiento cerebral que anula la razón en cuanto nos encontramos con una amenaza, desata el estado de emergencia, altera la fisiología, el ritmo cardiaco y la respiración. Todo ello provoca que tomemos decisiones instintivas rápidas que no siempre son las mas adecuadas para nosotros. 

Hoy en día las amenazas que desencadenan estas reacciones en tu cuerpo no son situaciones a vida o muerte como antiguamente si no riesgos como el rechazo social o el daño emocional, sentirse atacado, poco valorado, etc.

Dominando las señales

Cuando tienes ansiedad ¿qué ocurre en tu cuerpo? El ritmo cardiaco se acelera, la boca se seca, te sudan las palmas de las manos… todo esto ocurre seas consciente o no. La única diferencia es que cuando ganas consciencia de ello, puedes revertir esta alteración en el comportamiento de tu cuerpo que afectará a tus acciones.

El corazón genera 5.000 veces más energía electromagnética que el cerebro, así que parece buena idea empezar por ahí para re-establecer el orden fisiológico.

Cuando estás bajo presión, tu ritmo cardiaco se acelera y se vuelve caótico. La señal que percibe tu cerebro es de amenaza por lo que se produce un cortocircuito que anula el acceso a la corteza pre-frontal que es la parte del cerebro dónde reside la sabiduría y la razón que son las que te permiten tomar mejores decisiones.

Cuando esto ocurre ¡Es como si nos volviéramos tontos de repente! La amenaza puede venir de tener que entregar un trabajo y no tener tiempo suficiente, de tener que hablar en público, de tener ganas de orinar y no poder hacerlo, etc., es decir, de las situaciones mas cotidianas.

No tomamos las mejores decisiones cuando estamos bajo presión porque la razón desaparece. Debemos evitar que el caos se extienda y para ello debemos controlar el ritmo cardiaco de forma que este le envíe todo el flujo de datos de manera ordenada al cerebro.

¿Cómo se hace? A través de la respiración.

La respiración puede engañar al corazón. Puede hacerle creer que estamos ante una situación de estrés respirando rápido y superficialmente (la respiración natural del ser humano en estado de estrés) e imitar la respiración de un estado tranquilo: lenta y profunda, cuando la persona está acelerada. El ritmo cardiaco y la respiración están conectadas de manera natural, es decir, cuando uno se acelera, la otra le sigue y viceversa. A no ser que tú lo prevengas simulando la respiración opuesta.

¡Tranquilo! ¡Respira hondo!…Seguro que te han dicho esto alguna vez que estabas nervioso. La intención es buena pero en realidad un par de respiraciones profundas no tienen efecto. Lo que uno debe hacer en una situación de nerviosismo es simular la respiración que tenemos en estado de tranquilidad. ¡Respira tranquila y regularmente por un tiempo! es lo que se debería decir. 

Llevando la respiración de vuelta al estado de calma, tranquilizamos la actividad del corazón y la fisiología vuelve al orden. 

La respiración es como el mando de control remoto de la TV cuando sabemos utilizarla y en lugar de canales, nos sirve para modificar de manera controlada nuestro estado emocional. 

Por eso el control de la respiración es una de las primeras cosas que te enseña la meditación. Hay tres factores principales a tener en cuenta para aprender a manejarla:

  • Ritmo de la respiración
  • Suavidad de la respiración
  • Dónde va tu atención mientras respiras

Te suelen enseñar a meditar centrando la atención en la entrada y salida de aire y lo cierto es que hay diferentes zonas que puedes utilizar pero yo he encontrado especialmente útil centrar la atención en el corazón o en el diafragma. Normalmente las emociones positivas se experimentan en esa zona y aunque nos hacemos conscientes de ellas en el cerebro, en el corazón es donde sentimos las emociones positivas como el amor. 

Si quieres saber más sobre la meditación y cómo esta te puede ayudar a disparar tu rendimiento y aún no te has suscrito al blog, déjame tu email en la cajita de suscripción de arriba y te enviaré un pack de iniciación que incluye pautas y una meditación guiada.

¿Tú qué opinas?

avatar
  Suscríbete  
Notificar

Este sitio web utiliza cookies para facilitarte la mejor experiencia de usuario posible. Si continúas navegando está dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿CÓMO DESATAR TODO TU POTENCIAL?...en 10 minutos

Descarga la guía gratuita y recibe cada semana nuevas ideas que te ayudarán a llevar tu vida al siguiente nivel  ;)

En Date Vida nos tomamos tu privacidad muy en serio. Consulta aquí nuestra política de privacidad