BLOG PPAL - Miedo xa éxito

Cómo usar tus miedos para lograr el éxito

Paloma Uve

Me lo han dicho varios lectores y, la semana pasada, también un amigo cercano. Al enfrentarse al ejercicio de Diseña tu vida del primer post, tienen miedo a descubrir que la vida que realmente quieren vivir no coincide con la que tienen en la actualidad. 

Es un proceso que requiere mirar muy adentro y puede llevarte a descubrir cosas que te gusten más o menos. Todo lo desconocido asusta, es totalmente normal. Si ambas vidas difieren mucho una vez finalizado el ejercicio, no significa que debas parar en seco y dar un cambio radical en tu vida. Saberlo simplemente te permite empezar a trabajar en esa dirección, la velocidad de este cambio la decides tú.

El miedo es la enfermedad más dañina del ser humano: es la que más sueños, esperanzas, ideas e ilusiones mata. El miedo te detiene si le dejas. Sin embargo bien gestionado puede ser el mayor impulsor o motivador que existe.

Cómo te conté en el post ¿Qué es eso que te hubiera cambiado la vida saber hace 10 años?el arrepentimiento mayoritario de la gente antes de morir es no haber tenido el coraje de hacer lo que realmente querían en su vida en lugar de lo que se esperaba de ellos. Esto significa que, tarde o temprano en la vida, la persona que te has permitido ser y la que realmente te hubiera gustado ser se encontrarán. Puede ser ahora, en una crisis dentro de un tiempo o puedes dejar que sea más adelante, cuando ya no tenga remedio.

Reflexiones de verano

Hace poco descubrí este corto de Leo Matsuda (Pixar) que reflexiona sobre la manera en que las personas vivimos nuestra vida ¡Es buenísimo! Representa la lucha interna que todos tenemos entre lo que nosotros buscamos (nuestra felicidad) y lo que nuestro cerebro persigue (garantizar nuestra supervivencia).

Según la forma en la que uno vive su vida se puede decir que existen 4 etapas:

  • Fase incompetente inconsciente

No estás viviendo la vida que quieres y tampoco eres consciente de ello.​

  • Fase incompetente consciente

No estás viviendo la vida que quieres pero sí eres consciente de ello.

  • FASE COMPETENTE INCONSCIENTE

Estás viviendo la vida que encaja contigo y tu manera de ser pero no te has parado a valorarlo. Suelen ser los menos.

  • FASE COMPETENTE CONSCIENTE

Vives la vida que quieres y eres consciente de ello porque has tenido que luchar para conseguirlo.

El termino competente/incompetente hace referencia a la pericia o aptitud para intervenir en tu forma de vida y consciente/inconsciente a tu nivel de percepción. No todos pasamos por todas las fases pero conocer en cuál te encuentras es importante para saber qué pasos has de dar.

Yo he pasado cerca de 30 años en la primera fase, unos meses en la segunda fase y ahora me encuentro entrando en la 4 (aún trabajando en ello)

¿En cuál te encuentras tú?

No dejes que el miedo te quite vida

El cerebro humano actual apareció hace 200.000 años, en África, con los primeros Homo Sapiens.1 No se sabe con exactitud cuando apareció el comportamiento humano moderno entre nuestros antepasados, aunque la mayoría de los científicos sitúa su generalización hace unos 50.000 años.2

Esto significa que el sistema operativo del cerebro tiene más de 100.000 años. Vivimos con un cerebro diseñado para sobrevivir en la época en la que el ser humano era cazador-recolector. Periodo en el que las personas se enfrentaban casi a diario a escenarios de peligro a vida o muerte.

Desde entonces el mundo ha evolucionado enormemente pero no así nosotros. Lo que significa que se puede sacar a una persona de la Edad de Piedra pero no se puede sacar la Edad de Piedra de una persona.

El miedo era uno de los mecanismos de protección. Este es la sensación de angustia/desconfianza provocada por la presencia de un peligro real o imaginario que impulsa a creer que ocurrirá un hecho contrario a lo que se desea.

En aquella época, el principal temor era el miedo a la integridad física causado por la presencia de animales depredadores. En cambio los miedos que nos atenazan hoy en día son miedos emocionales o imaginarios que no suponen un riesgo real para la vida. Son pensamientos que nos limitan y paralizan. Como decía Séneca:

A menudo estamos más asustados que heridos, y sufrimos más en nuestra imaginación que en la realidad.

La clave para superar tus miedos es afrontarlos porque cuando no lo haces, estos crecen y terminan construyéndote una cárcel mental que te retiene y hace que te pierdas cosas importantes en la vida. 

Haz aquello que te da miedo una y otra vez. Esta es la forma más rápida y segura para vencerlo.

Dale Carniege, escritor y empresario estadounidense 

Somos seres sociales, nos gusta gustar y tenemos la necesidad de sentir que pertenecemos a un grupo. Esta necesidad de aceptación muchas veces nos lleva a tener miedo a no ser perfectos y defraudar las expectativas de los demás. Este es uno de los miedos más perjudiciales que puedes sentir dado que suele impedir que pases a la acción y te atrevas a perseguir las cosas que realmente te interesan. Te detiene a ser diferente, es decir, a ser tú mismo.

Hay una entrevista muy buena de Will Smith hablando sobre cómo, a través del paracaidismo, cambió la manera en la que él gestiona el miedo. Desde que tomó la decisión hasta que saltó del avión, el miedo no le dejó vivir tranquilo. Sólo tras saltar, momento que debería ser de terror máximo, fue cuando le miedo desapareció y le invadió  una sensación de felicidad máxima.  

Concluye que todas las cosas maravillosas de la vida están al otro lado del miedo y así es. Hay que tomarse el miedo cómo un entrenador personal que te pone pruebas y retos para que tú los superes y crezcas. Cuanto más a menudo los afrontes, más fácil te resultará hacerlo. Tu cerebro se opone a cualquier actividad nueva fuera de tu zona de confort pero si la realizas deja de ser una actividad desconocida para él y se vuelve parte de tu zona de confort a la que tu cerebro no se opone. Así de sencillo.

Aunque creas que lo peor que te puede pasar es que eso que te da miedo salga mal, en realidad lo peor que te puede pasar es que ni si quiera lo intentes.

Así que si hay algo en tu vida que no te gusta, no te de miedo cambiarlo. Recuerda que las cosas realmente increíbles están al otro lado.

El miedo no se puede eliminar de tu vida pero sí se puede aprender a gestionar. Lo primero es reconocerlo y aceptarlo. Marie Curie dijo una vez que en la vida no hay nada que temer, si no algo que comprender. Cuanto más te conoces a ti mismo, mayor es la transformación del miedo en confianza.

Creencias

Si quieres transformar tu futuro, la única manera que tienes de hacerlo es modificar tu manera de pensar y tus creencias. Son estas las que te han llevado a la situación actual que ahora quieres cambiar total o parcialmente.

Se define creencia como el estado de la mente en el que una persona supone verdadero la experiencia o el conocimiento que tiene acerca de algo.

En el primer tercio de nuestra vida no tenemos aún suficientes experiencias ni conocimientos, por lo que vivimos esta primera etapa con creencias prestadas sobre cómo funciona el mundo. Creencias que te inculcan tu familia, tus profesores y tu entorno.

Creencias sobre cuál es el comportamiento adecuado, sobre el éxito, creencias de carácter religioso y/o espiritual, sobre los pasos que debes dar en tu vida, sobre lo que está bien y lo que está mal…

“Si estudias un título universitario, tendrás trabajo asegurado”

“La fórmula de la felicidad es conseguir un trabajo, una hipoteca, una parejas, hijos y un perro”

“Si trabajas duro, llegarás a dónde te mereces”

Muchas de estas creencias se quedan desfasadas de una generación a otra. Otras simplemente son fruto de la experiencia particular de la persona que te la trasmite a ti en forma de conocimiento (el suyo) pero este no coinciden con la realidad de otros.

Seguro que te ha pasado ya y, a lo largo de la vida, has dejado de creer en algunas de las cosas que te inculcaron de pequeño. Dejar ir las creencias prestadas y guiarte por las tuyas propias es la clave para permitirte ser quién realmente eres y vivir plenamente.

Es cómo una cebolla, en la que tu esencia está en el corazón y se encuentra envuelta en un conjunto de capas que corresponden a las creencias prestadas que adquiriste y de las que debes desprenderte.

 

¿Cómo puedes retar tus creencias para saber si son prestadas o adquiridas?

Leyendo libros sobre la vida de otras personas, conociendo gente nueva fuera de tu círculo habitual, viajando, conociendo otras culturas, dedicándote tiempo a ti mismo. Cuando nos exponemos a estilos de vida muy distintos al nuestro, pasamos inevitablemente por un proceso de revisión y contraste de nuestras creencias.

Hace poco he terminado un curso de marketing online y me sorprendió mucho (me encantó por otro lado) cómo terminó el profesor. Tras horas de explicaciones, prácticas, ejercicios y estrategias dijo:

¡No creáis nada de lo que os he dicho! Esto que os he contado es lo que me ha funcionado a mi pero no significa que os vaya a servir a vosotros

¡Esto es lo que nos deberían decir al cumplir los 18 años!

No hay dos proyectos iguales y lo que funciona en uno no tiene por qué hacerlo en el otro. Ocurre exactamente igual con las creencias. No hay dos personas iguales y, por ello, las creencias de una no le sirven a otra.

¿Qué es lo más importante de tu vida?

¿tu familia? ¿tu trabajo? ¿tus aficiones? ¿tu pareja? ¿tus amigos?

Estas son las respuestas más comunes, es nuestra percepción principal.

Yendo un poco más allá, la realidad es que lo más importante de tu vida es tu crecimiento personal. Todo lo demás (trabajo, familia, amigos, etc.) son vehículos para tu desarrollo, son las atracciones del parque en las que decides subirte. Estas atracciones hacen que desarrolles diferentes facetas, habilidades y características. Consiguen que evoluciones y al hacerlo eres capaz de crear nuevas realidades en tu vida. Todo a tu alrededor cambia.

El crecimiento es el que te ayuda a pelar las capas de la cebolla para conectar con quién realmente eres y permitirte vivir de manera auténtica y coherente con tu manera de ser.

 

La felicidad a largo plazo es vivir en paz contigo mismo independientemente de lo que esté ocurriendo fuera. La forma de conseguirlo: el autoconcimiento.

Has de atreverte a vivir a la altura de tus talentos y no de tus creencias ni de tus miedos.

¿Cómo se consigue? Hay varias formas, la que me funcionó a mi fue el Mindfulness. Estoy preparando una clase online para contarte un poco más sobre esto. Pronto te contaré más. Si aún no lo has hecho, suscríbete al blog para mantenerte al día de todo.

¿Cuándo empiezas?

 Tu entrenador personal (tu miedo) te está esperando.

¿Tú qué opinas?

avatar
  Suscríbete  
Notificar
Menú de cierre

Este sitio web utiliza cookies para facilitarte la mejor experiencia de usuario posible. Si continúas navegando está dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies