8 Verdades felicidad Chica joven PPAL

8 verdades brutales sobre la felicidad que
deberías conocer

Paloma Uve

En busca de la felicidad”… esta frase es un buen resumen de lo que es la vida. Todo lo que hacemos las personas en esta vida está motivado por dos impulsos:

      • obtener placer
      • evitar dolor

con el objetivo último de vivir felices pero… ¿Qué es la felicidad?

Existen tantas formas de alcanzarla como personas en le mundo. Al salir del cascarón familiar a los 20, lo que la mayoría entiende por felicidad son esas sensaciones de euforia, adrenalina, placer… que tanto nos divierten. Con el tiempo descubres que esas emociones no perduran y perseguirlas, sólo te trae frustración y ansiedad.

Una vez descubierto que esa no es la manera, probamos con la estrategia que llevamos oyendo toda la vida que hay que hacer para tener éxito y ser feliz. Todavía hoy existe la creencia generalizada de que si consigues todo lo de la lista, encontrarás la felicidad.

Lo que ocurre es que una vez la completas, te das cuenta de que este tampoco es el camino. Has invertido una gran cantidad de tiempo y esfuerzo en algo que no te ha dado el resultado prometido.

Estoy en esa edad de los 30 en la que muchos amigos ya le han puesto un check a todos los puntos de esa lista y, para su sorpresa, siguen sin haber encontrado la felicidad. El error más generalizado es que la buscamos en el lugar equivocado: el exterior.

La vida es un camino de auto-descubrimiento, conocimiento y aprendizaje personal, desde el momento en que abres los ojos por primera vez hasta el instante en que los cierras por última. Tu misión es conocerte y actuar en consecuencia. No hay que ir lejos: está dentro de ti y para encontrarla sólo necesitas hacer unos ajustes en tu manera de ver y entender el mundo.

Llegar a ese punto de autoconocimiento, coherencia y paz interior requiere trabajo porque a lo largo de la vida hemos interiorizado muchas creencias y limitaciones sobre nosotros mismos que no son ciertas pero nos frenan.

Así que hoy quiero compartir contigo 8 verdades brutales sobre la felicidad que necesitas conocer ¡La felicidad es un trabajo continuo! 😉

1. La vida no te pasa a ti. Tú pasas por la vida

El hombre que hace que todo lo que lleve a la felicidad dependa de él mismo, ya no de los demás, ha adoptado el mejor plan para vivir feliz

Platón

¿Sabías que Steven Spielberg fue rechazado dos veces por la escuela de cine y teatro de la Universidad del Sur de California?

En lugar de pensar que los profesores de la universidad tenían razón y que él no valía para eso, Steven decidió buscar otro camino.

Pasó varios días merodeando por el aparcamiento de los estudios cinematográficos Universal Pictures hasta que consiguió entablar una conversación con Chuck Silver, uno de los ejecutivo de los estudios. Hablaron durante una hora y el ejecutivo accedió a darle un pase de 3 días para que Spielberg viera los estudios por dentro.

Al cuarto día, habiendo expirado el pase, Steven volvió a presentarse en las oficinas con su traje y el maletín de su padre, cómo si aún tuviera acceso. Justo en la entrada vio a una persona que había conocido en esos tres días y la saludó gritando su nombre para evitar que la persona del control le pidiera su acreditación.

No dejó de asistir ni un solo día y, en ese periodo, se puede decir que Spielberg se creó su propia escuela de cine invitando a actores, productores, directores a comer para aprender el máximo de ellos.

Silver se convirtió en su mentor y le recomendó que preparara algo para demostrar su potencial como director. Spielberg pasó semanas trabajando en un corto y al verlo terminado Chuck Silver no dio crédito ¡Era buenísimo! Así que llamó al vicepresidente de Universal para que lo viera urgentemente pero este no mostró ningún interés pero consiguió que lo proyectaran antes de las películas que el vicepresidente debía visionar cada noche ¿Qué pasó? El vicepresidente ofreció a Spielberg un contrato de 7 años tras ver su corto… y el resto es historia.

Estés donde estés en tu vida, han sido tus decisiones las que te han llevado allí. No puedes controlar muchas de las cosas que ocurren en tu vida (cómo que te rechacen), pero lo que si depende de ti es tu respuesta ante ellas. Es una elección. Spielberg podría haberse quedado lamentando que le hubieran rechazado pero lejos de quedarse ahí pardo, se forzó a encontrar otro camino.

Si te fijas, a menudo decimos cosas como “me han suspendido un examen” y “he aprobado un examen”. Así que si suspendo la culpa es de los demás pero cuando apruebo el mérito es mío… jajaja

Somos responsables de nuestra actuación en el mundo, de nuestra energía y actitud. Hay que sentarse en el asiento del conductor, no en el del copiloto. Saber que todo depende de ti, te hace ser proactivo y no pasivo ante tus objetivos. Sin esta actitud Spielberg nunca hubiera llegado a director. Así que ante cualquier situación, puedes hacerte dos preguntas:

        1. ¿Por qué a ti?
        2. ¿Qué puedo hacer yo a partir de aquí?

Se trata de aceptar la realidad en lugar de resistirse y construir a partir de ella ¡Tú eliges!

2. Sin objetivos, la vida no tiene sentido

No hay un camino a la felicidad: la felicidad es el camino

Buda Gautama

Sin objetivos, no hay progreso y sin progreso no hay satisfacción ni felicidad. El progreso es una de las 6 necesidades humanas fundamentales que están detrás de todo lo que hacemos.

No tener un rumbo claro y definido, implica que te estás dejando llevar. En esta situación, la marea que te guía suele ser la sociedad o lo que otras personas quieren o esperan que hagas.

Muchas veces creemos que queremos cosas que no queremos en realidad y no nos damos cuenta hasta que las alcanzamos después de invertir un gran tiempo y esfuerzo. Por eso es fundamental dedicarle el tiempo y método necesario para hacerlo bien. Te cuento cómo aquí.

Objetivos

Para mí todo cambió cuando me dejé de preguntar ¿Qué quieres hacer ahora? Y empecé a preguntarme ¿Cómo quería vivir? ¿Cómo sería un día, una semana y un mes en mi vida ideal?

Que no se quede en un sueño, da el paso y persíguelo en la vida real:

  1. Al ponerle fecha a un sueño, este se convierte en un objetivo.
  2. Un objetivo dividido en pasos a seguir, se convierte en un plan.
  3. Y un plan apoyado por acciones se vuelve realidad.

¡A por ello valiente!

3. Quién eliges como referencia determina tu felicidad y tu éxito

«El éxito es conseguir lo que quieres… La felicidad es querer lo que obtienes«

Dale Carnegie

Es naturaleza humana compararse. Somos seres sociales y vivimos en comunidad, no podemos resistir echar un ojo al césped del vecino. Pero esto supone una gran fuente de frustración y sufrimiento.

Este punto está relacionado con la verdad anterior porque para que haya progreso necesitas tener una referencia ¿Progreso respecto a qué?

Así que, nos guste o no, la vida es una competición en la que existen dos posibles referencias o rivales:

                  • Los demás
                  • Tú mismo

Todos empezamos teniendo a los demás como referencia por la falta de autoconocimiento y de consciencia de nuestro propio potencial. Desde pequeño te comparan con tus hermanos, con los hijos de los amigos de tus padres, comparas tus resultados académicos con los de tus compañeros de clase, quién consigue un trabajo primero, qué amigo se casará antes… ¿te suena?

envidia-e1464247211654

Cambiar tu referencia de los demás a ti mismo requiere dejar de mirar hacia fuera para empezar a hacerlo hacia dentro. Muchas veces esto no ocurre hasta que tiene lugar un suceso impactante en tu vida (una enfermedad, la muerte de un ser querido, estar al borde de la muerte, un ruptura sentimental, etc.) Implica despertar, ganar consciencia de tu potencial, conocerte mejor, fijarte objetivos y cambiar el foco de fuera hacia dentro. Una forma de empezar este proceso de cambio es a través de la meditación y el mindfulness.

Se trata de buscar ser hoy mejor que la persona que eras ayer, estar mas cerca de alcanzar tus objetivos de lo que estabas ayer.

Aunque todos lo hacemos o hemos hecho en mayor o menor medida, no tiene sentido comparar dos personas con objetivos y/o intereses diferentes en la vida. Es como a comparar peras con manzanas, las dos son frutas pero…

4. La felicidad no es un destino

Si estás deprimido, estás viviendo en el pasado. Si estás ansioso, estás viviendo en el futuro. Si estás en paz, estas viviendo el presente

Lao Tzu

La felicidad no es Europa o Tailandia, es decir, no es un lugar al que llegas o que encuentras cuando haces A, B y C. La felicidad es una forma de vida que se escoge y se entrena, ya que nuestro cerebro es pesimista por naturaleza debido a que es responsable de nuestra supervivencia y, por tanto, ha de ponerse siempre en lo peor para prevenir que suceda.

No se trata de seguir haciendo cosas para intentar ser feliz, si no de identificar y dejar de hacer todo aquello que haces y que perturba tu felicidad: sobre-analizar, juzgar, compararte con los demás, guiarte por lo que se espera de ti en lugar de lo que realmente quieres…

Dejar de resistirte a la realidad y aprender a aceptarla. No en el sentido de resignación, si no aceptarla para construir a partir de ella. Siempre que no aceptas las cosas como son, estás comprando el modelo de “seré feliz, cuando…”.

¿Cómo se entrena? Una de las formas más efectivas y fáciles es a través de la gratitud. Da las gracias por las pequeñas cosas que se suelen dar por sentado: por que sea un día soleado, por tu familia, por tus amigos, por ese desconocido que te ha alegrado el día, etc. La gratitud consigue cambiar la naturaleza negativa y pesimista de tu cerebro.

Acostúmbrate a dar las gracias a diario por las cosas buenas que te han ocurrido en el día y lo que tienes en la vida. Es tan sencillo que cuesta creer que sea tan efectivo ¡Pruébalo! Y verás una transformación en la información en la que se fija tu mente.

5. Equivocarse es el único camino hacia el éxito

«Es más apropiado para un hombre reírse de la vida que lamentarse de ella«

Séneca

¿Quién crees que aprende más en una partida de ajedrez o un partido de fútbol: el que gana o el que pierde?

El que gana suele ir a celebrarlo y el que pierde a reflexionar sobre lo que podría haber hecho para obtener un mejor resultado. Así que uno bien gana o aprende y aprender es la clave para progresar .

Todo requiere un proceso de aprendizaje y los errores son los aceleradores de este.

Solemos sentir vergüenza cada vez que fallamos o nos equivocamos pero la realidad es que es la mejor manera de aprender. En el colegio se penaliza cuando uno se equivoca, así que desde bien pequeños aprendemos que fallar es algo malo cuando en realidad es el camino. El que no se equivoca nunca es porque no intenta nada nuevo.

6. La única persona que puede hacerte feliz eres tú mismo

 “Felicidad es la vida dedicada a ocupaciones para las cuales cada hombre tiene singular vocación

José Ortega y Gasset 

Mucha gente se dice a sí misma: seré feliz, cuando… (consiga trabajo, me asciendan, me pueda independizar, encuentre pareja, tenga hijos, me compre una casa, etc.). Decirnos este tipo de cosas nos da tranquilidad.

Al hacer esto estamos poniéndonos una zanahoria delante y teniendo fe en que perseguirla nos hará felices. Sin embargo, no existe nada externo “que puedas conseguir” que te aporte felicidad duradera. Es más, la mayoría de las cosas que nos imaginamos que nos aportarán felicidad, suponen una mayor carga de responsabilidades. Seguro que hace 5-10 años tenías una lista de cosas que necesitabas para poder ser feliz y habrás conseguido ya muchas de ellas. A diferencia de lo que imaginabas, hoy no te encuentras disfrutando de la vida y lleno de felicidad sino con una nueva lista de cosas que crees que necesitas para poder ser feliz.

chasing the carrot

 

La felicidad es un estado de paz interior independiente de todo lo que ocurre en el exterior que se consigue mediante dos factores:

  1. Auto-conocerse y permitirse ser uno mismo.

Hay muchas personas viviendo en modo Zombie, sin ser consciente de ello en la mayoría de los casos. Pasando por la vida sin coger las riendas ni mostrar todo su potencial al mundo, sin dejarse ni atreverse a ser ellos mismos y a vivir una vida diferente: la suya. Y esto es una fuente de insatisfacción continua que no solemos saber de dónde nos viene.

Nadie nos enseña a procesar nuestras emociones así que a menudo ocupamos nuestro tiempo con mil actividades para no tener que pensar ni pasar por el proceso emocional de entendernos porque este suele ser doloroso (recuerda que una de las dos motivaciones fundamentales de nuestras acciones es evitar el dolor). Pasamos muy poco tiempo a solas con nosotros mismos con lo necesario que es.

Meditar regularmente es una buena práctica para empezar a mirar hacia dentro, entenderse y conocerse mejor a uno mismo.

2. Aprendiendo a controlar el funcionamiento de tu mente.

Hay dos formas de vida:

    1. Aquel en el que tu mente tenga el control. En esta situación vivimos la mayoría al menos durante el primer tercio de nuestra vida… algunos la vida entera. Aquí la mente lucha por todos los medios para que no salgas de su zona de control (lo que haces habitualmente y ella conoce), no vaya a ser que salga mal y te hagas daño en el proceso ¡recuerda que su misión es protegerte! Esta protección de tu mente evita así que te expongas a situaciones nuevas y progreses. Tu mente libre genera un diálogo interno en el que te dirá cosas que tú no le dirías ni a tu peor enemigo.
    2. Aquel en el que tú controlas tu mente. Transformando la tendencia pesimista de tu cerebro en otra más positiva y constructiva. Tienes una comunicación interna fluida y diaria contigo mismo, en la que dedicas tiempo a entender y procesar lo que te pasa y por qué te sientes como te sientes. Tomas responsabilidad de tu situación personal, profesional y emocional y realizas las acciones necesarias para llevarlas al lugar donde tú quieres que estén.

Este estado de paz interna se alcanza cuando alineas tus objetivos, tus emociones y acciones de manera que lo que sientes, piensas y haces está en coherencia. Por ejemplo si trabajas para alguien o un proyecto en el que no crees o no te apasiona, no estarás en coherencia. El paso más complejo es el de desprenderse de las creencias sobre cómo funciona el mundo que hemos heredado para dejar paso a las nuestras propias.

Si no eres capaz de ser feliz por ti mismo, tampoco lo serás en pareja. Puede que momentáneamente te parezca que una pareja es la solución pero, lejos de serlo, una pareja puede dificultar tu felicidad al quitarte el tiempo y energía que necesitas para desarrollarte y alcanzar la coherencia. Y este es un engaño en el que muchos caemos.

7. Tú no puedes hacer feliz a nadie más

“La felicidad depende de nosotros mismos”

Aristóteles

De acuerdo con el punto anterior, por mucho que intentes hacer feliz a los demás, son ellos mismos los únicos que pueden conseguirlo. 

Así, en una pareja lo único que puedes hacer por el otro es ayudarle a conseguir sus objetivos, haciendo que su camino sea más agradable, que se desarrolle y consiga alinearse y alcanzar coherencia. Y viceversa. 

Esa es la manera en la que uno puede contribuir a la felicidad del otro pero la pareja, por sí sola, no da la felicidad. Lo mismo ocurre con los amigos, los hijos, los padres, los hermanos, etc.

8. No tenemos control sobre apenas nada

“El sabio se contenta con su suerte, sea cual sea, sin desear lo que no tiene”

Séneca

El tiempo peor malgastado es el tiempo que dedicamos a preocuparnos por las cosas sobre las que no tenemos control. Por ejemplo: lo que piensan los demás.

Por más que le des vueltas a si lloverá, a lo que pueden haber pensado los demás cuando has dicho XXX, si te despedirán o aceptarán tu solicitud de ascenso… no vas a conseguir cambiarlo porque no depende de ti. Pensar en cosas sobre las que no tenemos poder de influencia es una de las mayores fuentes de ansiedad y sufrimiento de las personas.

Así que la próxima vez que algo te preocupe o ronde la cabeza, pregúntate si es algo que realmente puedes controlar o influir de alguna manera. Si la respuesta es NO, simplemente acepta esa variable y busca los factores de esa situación que si puedes influir y/o controlar ¿Te acuerdas del post sobre le foco?

Cuando diriges tu atención a las cosas que si dependen de ti, no sueles tener que preocuparte por las que no lo hacen. La ansiedad e incertidumbre se transforman en satisfacción.

Esta foto te sonará si sigues Date Vida en Instagram y/o en Facebook, si aún no lo haces ¡Anímate! Encontrarás contenido diferente 😉

¿Tú qué opinas?

avatar
  Suscríbete  
Notificar
Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para facilitarte la mejor experiencia de usuario posible. Si continúas navegando está dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿CÓMO DESATAR TODO TU POTENCIAL?...en 10 minutos

Descarga la guía gratuita y recibe cada semana nuevas ideas que te ayudarán a llevar tu vida al siguiente nivel  ;)

En Date Vida nos tomamos tu privacidad muy en serio. Consulta aquí nuestra política de privacidad