BLOG PPAL-Disciplina

6 estrategias ¡BUM! para disparar tu
disciplina y constancia

Paloma Uve

Recientemente estuve unos días en casa de unos amigos que tienen un niño de 2 años. Durante el fin de semana se habían saltado los horarios habituales del peque y estaba un poco revolucionado. La madre dijo que el niño necesitaba más disciplina y el padre reaccionó cómo si la disciplina fuera algo malo.

La palabra disciplina tiene connotación negativa porque a menudo se confunde con castigo que sí está asociado con dolor, amenaza y sufrimiento. Sin embargo, disciplina es la habilidad de controlar tus deseos primitivos para seguir un determinado código de conducta.

La confusión de estos dos términos viene de la ejecución forzosa de la orden en el entorno militar, es decir, en este entorno para garantizar que las instrucciones se lleven a cabo frecuentemente se amenaza con una sanción. 

El significado real de la disciplina está muy lejos de esta idea generalizada que tenemos sobre ella. Disciplina es la aproximación a la vida que tienen en común las personas de éxito. Es lo que convierte un objetivo o idea en un logro.

Hay un dicho de la Marina americana que dice “Todo el mundo quiere ir al cielo pero nadie quiere morir”. 

Escuché a Will Smith decir en una charla que el 99% de las personas no están dispuestas a pasar por lo que hay que pasar para alcanzar sus sueños. Todos tenemos dos opciones entre las que elegir ¿el dolor de la disciplina o el dolor del arrepentimiento?… ¿cuál eliges tú?

Dime tu nivel de disciplina y te diré cuánto te quieres 😉

El mayor obstáculo entre tú y cualquier cosa que te propongas es tu mente.

¿La forma de superarlo? ¡A través de la disciplina!

No te sientas mal si, cuando suena el despertador, lo que te pide el cuerpo es apretar varias veces el botón de 5 minutos más o si sientes una pereza enorme cada vez que llega el momento de salir a correr. Somos así por naturaleza.

Tu mente solo intenta satisfacer tus instintos primarios, siempre le va a parecer buena idea que descanses y cedas a los placeres más inmediatos. Ella sólo ve el corto plazo y busca únicamente tu supervivencia. Así que te toca a ti buscar tu felicidad intencionadamente.

Disciplina es no dejarte a ti mismo hacer cosas que te van a hacer sentir mal después, es decir, es evitar el placer inmediato y efímero a cambio de un placer y respeto mantenido a largo plazo.

Significa no dejarte comer un bollo de chocolate cuando estás haciendo dieta, no dejarte ver la serie que tanto te gusta cuando te estás preparando un examen y tienes poco tiempo, es no dejarte beber 5 copas cuando tienes que trabajar al día siguiente, etc.

La motivación aparece siempre después de la acción. Esto significa que las primeras veces te tocará a ti hacer el esfuerzo consciente de pasar a la acción pero pasados unos días verás que tu cuerpo y tu mente te lo piden sólos.

A mi esto me ha pasado con el deporte. Me propuse hacer ejercicio una hora al día y ya llevo un año cumpliéndolo. El día que fallo, por viajes de trabajo o por lo que sea, no me siento igual de bien ¡Haz la prueba!

Si quieres ser feliz y sentirte bien de manera sostenida en el tiempo, has de quererte a ti mismo. Necesitas aplicar disciplina a tu comportamiento y aunque suene paradójico ser disciplinado te permite tener más libertad en tu vida.

¿Cómo funciona la disciplina en tu mente?

Gracias a internet, vivimos en la época de la inmediatez  ¿necesitas algo? Amazon te lo trae en 24h a la puerta de tu casa, ¿no tienes cena? Una llamada y en media hora la tienes en tu puerta, ¿quieres un cita? Un par de clics en Tinder y voíla. Hemos perdido la paciencia y es muy peligroso.

Imagina que quieres aprender a meditar. Empiezas a concentrarte en tu respiración 10 minutos al día. Tras el primer día, analizas y no notas mucho cambio, repites al día siguiente y… lo mismo… Empiezas a pensar que no está funcionando, así que lo dejas.

Ocurre lo mismo cuando quieres ponerte en forma y te inscribes en el gimnasio. Haces ejercicio durante una hora el primer día, vuelves a casa, te miras en el espejo y ¿qué ves?… ¡nada! Vuelves al día siguiente y lo mismo. Otro día más y los resultados siguen sin aparecer. Una vez más, cómo parece que no está funcionando, lo dejas.

Si, por el contrario, creyeras en ello y mantuvieras la práctica de manera constante, no sé que día exactamente aparecerían los resultados pero te aseguro que lo harían.

Cuando quieres incorporar un hábito nuevo en tu vida, al principio y durante un tiempo, vas a tener que decidir realizar esa nueva acción de manera intencionada. Esto se debe a la forma en que funciona tu cerebro.

Cómo te conté en el post sobre cómo tomar decisiones, estas se toman en la corteza pre-frontal, la parte del cerebro que se encuentra justo detrás de tu frente.

Sin embargo, los hábitos, esas acciones que llevamos a cabo en piloto automático (sin tener que hacer el esfuerzo de decidir hacerlo): conducir, lavarnos los dientes, etc. se almacenan en el ganglio basal, diseñado para hacernos la vida más fácil. La disciplina o la práctica regular es lo que va a llevar la gestión de la actividad que quieres incorporar a tu vida desde la corteza pre-frontal hasta el ganglio basal dónde ya no te supondrá ningún esfuerzo practicarla.

¿Cómo se entrena?

Existen 6 estrategias que te ayudarán a mantener la constancia, incluso en los momentos más difíciles:

  • Necesitas una buena razón por la que quieres este nuevo hábito

¿Has visto alguna vez las películas de boxeo en las que el protagonista está a punto de tirar la toalla hasta que recuerda por que lo hace? Pues en la vida real también funciona así, tu porqué hará que no tires la toalla en tus momentos difíciles.

  • Céntrate en un sólo hábito nuevo cada vez

Si intentas incorporar varios al tiempo acabará sobrepasándote y no lo conseguirás.

  • Ten preparada una excusa para evitar la tentación cuando aparezca

Al tenerlo previsto minimizas el riesgo de caer en ella. Implica que ya has decidido decir que no y tienes una justificación para respaldarlo.

  • Incorpora el hábito como un objetivo de identidad

Si hay algo por lo que las personas nos esforzamos de verdad, de forma innata y automática es en ser consistentes con ella, es decir, demostrarnos que somos quién creemos ser. Haz que esa acción se convierta en una de esas frases que te definen y dices sobre ti mismo. Ejemplo: “Soy una persona muy deportista” o “Siempre llego puntual” en lugar de decirte lo contrario “No me gusta nada hacer deporte” o “siempre llego tarde” No importa que aún estés en el proceso de adquirir el hábito, es más hazlo sobretodo cuando estés en esta fase. Tu mente justificará lo que te digas así que es importante ponerla a trabajar en ello cuanto antes.

  • Cambia el entorno para que te resulte más fácil

Has de intentar crear un entorno libre de tentaciones o al menos minimizarlas. Por ejemplo, si estás intentando dejar de fumar, no pases mucho tiempo con gente que fuma. Si estás empezando una dieta, no tengas en casa dulces o alimentos que te puedan tentar.

  • Truco para mantener el foco

Esto que te voy a contar, ya lo conoces, lo vimos en el post sobre cómo identificar oportunidades que otros no ven y mantener el foco. Si aún no has empezado a usarlo ¡pruébalo! te va sorprender lo efectivo que es.

Una persona desbloquea el teléfono 110 veces al día de media. Si cada vez que miras tu móvil, este te recuerda tus objetivos, tu foco no va a tener escapatoria. Para ello, pon como imagen de pantalla bloqueada en tu teléfono una foto con tu objetivo o hábito que estás trabajando por escrito.

La autodisciplina es como un músculo, aplicar disciplina a una actividad hace que aumente y te resulte más fácil ser disciplinado en siguientes actividades que te propongas. Hace que cada vez resulte más fácil.

¿Cuánto tiempo necesitas para que se convierta en hábito?

Seguro que has oído decir alguna vez que se tarda 21 días en adquirir un nuevo hábito. Por décadas se ha dicho que un hábito se puede adquirir en 21 días, gracias a una teoría expuesta por el doctor Maxwell Maltz en 1960; sin embargo, estudios más recientes, realizados por el London University College, han demostrado que el tiempo para formar un nuevo hábito depende de varios factores entre ellos el grado de dificultad y de exigencia que el nuevo comportamiento requiera, y puede oscilar entre 18 días y hasta 254 en algunos casos.

Entre otras actividades a un grupo de voluntarios del estudio se les instó a correr durante 15 minutos al día; después de algunos días se les preguntaba si lograban hacerlos con facilidad y sin pensar. Se descubrió que fueron necesarios 66 días para lograr establecer el hábito de correr 15 min al día.

Hasta lo más increíble se puede conseguir a través de la disciplina

Imagino que ya te habrás dado cuenta de lo mucho que me gustan las películas basadas en hechos reales 🙂 Siempre que puedo, te cito alguna por que creo que siempre se aprende algo de la experiencia de los demás. 

Hace poco encontré una película (Greater) sobre la vida de Brandon Burlsworth. Un chico que teniendo todas las circunstancias y condiciones en contra, a través de la disciplina, alcanzó un objetivo que realmente parecía realmente imposible.  

No sólo eso, su ejemplo cambió la vida de todos los que le conocieron sobretodo los de aquellos que le rechazan y subestimaban al principio. Hacía mucho que una película no me impresionaba tanto. No he encontrado el trailer en español así que toca verlo en versión original. 

Si quieres motivarte, entender bien qué es la disciplina y hasta dónde te puede llevar, no te puedes perder esta película.

¿Cuál es la estrategia que mejor te funciona a ti para mantener el foco? Anímate y cuéntamela en los comentarios 😉

¿Tú qué opinas?

avatar
  Suscríbete  
Notificar
Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para facilitarte la mejor experiencia de usuario posible. Si continúas navegando está dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿CÓMO DESATAR TODO TU POTENCIAL?...en 10 minutos

Descarga la guía gratuita y recibe cada semana nuevas ideas que te ayudarán a llevar tu vida al siguiente nivel  ;)

En Date Vida nos tomamos tu privacidad muy en serio. Consulta aquí nuestra política de privacidad